1 comentario

El Gigante Asiático

China, desde 2008, es la segunda potencia económica del mundo, si tenemos en cuenta los datos del PIB nominal. No obstante, si observamos el PIB per cápita, es evidente que aún tiene muchos déficits de los cuales encargarse. Las grandes desigualdades sociales, la recesión por la burbuja inmobiliaria, industrias sobredimensionadas, una gran contaminación medioambiental,  junto con otras carencias, generan serios retos a superar por la gran potencia asiática. Aún así en este blog, pretendemos explicar y mostrar, en términos macroeconómicos, el calibre de ésta potencia económica y como ha alcanzado grandes logros en la economía mundial.

cropped-night-lights-of-the-city-hong-kong-china.jpg

China es el país de mayor crecimiento económico mundial, con una tasa media anual de aumento del PIB, en los últimos treinta años, de más del 10%. Su producto interior bruto alcanza ya dos tercios del de Estados Unidos, siendo de 22,7 billones de yuanes (2,91 billones de euros). China ha pasado a ser el destino preferido de muchas de las grandes multinacionales, de esta manera ha sido capaz de  importar técnicas de producción desarrolladas y tecnología para aumentar el valor de sus exportaciones. Índice que nos muestra la gran importancia del país en la economía mundial, teniendo un comercio exterior de 258.502,39 millones de euros a finales del 2012.

Según el Banco mundial, los sectores económicos en China se dividen de la siguiente manera. En primer lugar, la agricultura emplea a más del 40% de la población activa y aporta alrededor del 10% del PIB, aunque solo el 15% del territorio chino (es decir, 1,2 millones de km²) es cultivable. El país ocupa el primer lugar en la producción mundial de productos agrícolas.

En segundo lugar, el sector de la minería desempeña un papel importante en la economía china, ya que el país cuenta con un subsuelo rico en recursos energéticos. China tiene grandes reservas de carbón (la primera fuente de energía del país). Es líder en la producción de ciertos minerales (estaño, hierro, oro, fosfatos, zinc y titanio) y tiene importantes reservas de petróleo, siendo el quinto productor mundial, y gas.

En último lugar, los sectores de la industria manufacturera y la construcción aportan casi la mitad del PIB de China. Se ha convertido en uno de los destinos favoritos para el traslado de unidades manufactureras mundiales a causa del bajo coste de la mano de obra. Más de la mitad de las exportaciones chinas son realizadas por empresas con capital extranjero. Su participación en el valor agregado sectorial varía según el sector: desde más del 60% para la electrónica hasta menos del 20% para la mayoría de los bienes intermedios. El sector estatal todavía contribuye aproximadamente con el 40% del PIB.

¿Siempre ha sido así? Mirada atrás

El camino hasta llegar a este crecimiento económico, no ha seguido las mismas pautas que las principales economías mundiales. Para analizar la situación económica actual del gigante asiático, es necesario conocer de dónde proviene este país que conocemos como China.

Entre los siglos V y XIV China se consolidó como la primera potencia económica del mundo en términos de PIB, PIB p/c y población. Pero hacia el siglo XVIII deja de ser el centro del mundo a causa del nacimiento de las potencias europeas. De esta manera llegamos al año 1820, justo cuando China y Europa Occidental inician el siglo XIX como las principales potencias hegemónicas del mundo.

Pero “entre 1840 y 1950, la economía china se colapsó”, como apuntó Angus Maddison. Este colapso pudo ser fruto de un proceso de aislamiento económico y tecnológico, a diferencia del proceso que siguieron otras potencias que se irían desarrollando a mayor velocidad, como Japón y Reino Unido. Cuando en este último la Revolución Industrial ya era una realidad, sobre mitades del siglo XIX, China no quiso tener relaciones económicas con este país. Seguido de este cierre de sus fronteras y renunciar a vivir, por el momento, una revolución industrial, llegó el desmantelamiento de la China Imperial con las guerras del opio (entre 1839 y 1860), la  posterior invasión japonesa, y una guerra civil que no finalizaría hasta 1949, dónde ya solo quedarían restos del que fue una gran potencia económica. A finales de ese mismo año empezaba el que iba a ser una de las épocas más duras del país asiático. El líder del partido comunista chino Mao Tse-Tung entraba al poder, dónde perduró hasta su muerte (1976).

Al inicio de este período se nacionalizaron las principales industrias, comercios y la banca, siguiendo el modelo soviético. En 1953 se aprobó el primer plan quinquenal, cuyos resultados permitieron incrementar la producción y formar un gran número de técnicos y especialistas. Cinco años más tarde, se inició el “Gran Salto Adelante”. Los primeros resultados fueron favorables consiguiendo doblar en un año la producción de hierro y acero. Pero el error consistió en una producción que no iba en consonancia a las necesidades del mercado.

Aún así, según Maddison, China experimentó durante el periodo maoísta un crecimiento superior a la media mundial en términos de población, PIB y PIB p/c. Aunque también pudo ser debido al buen momento de la economía mundial durante los 50 y los 60. De este modo China estructuró unas bases, acumulando más factores productivos como trabajo y capital, para su desarrollo a partir de 1978. Así, mediante dichas bases, el líder chino Deng Xiaoping permitió que surgieran las industrias a pequeña escala, a partir de disminuir los controles sobre el sector agrícola.

Sería oportuno resaltar las reformas que impulsaron la economía china, que junto la devaluación de su moneda, consiguió establecer un modelo económico de inversión, ahorro y exportaciones baratas que todavía dura hasta nuestros días. Los cambios que lo hicieron posible, según el Banco Mundial, fueron la liberalización y promoción de empresas privadas, la armonización del crecimiento, inflación y estabilidad social, los incentivos a la competencia entre todas las regiones del país, la eliminación de barreras dentro del mercado nacional, y la integración en la economía mundial, poniendo punto final a un historial económico marcado por el aislamiento permanente.

dibuix uuu

Esta reforma traducida en resultados macroeconómicos  llevó a China a multiplicar su PIB por 130 entre 1978 y 2011, y por 92 su PIB p/c. También ha llevado a un aumento de las desigualdades sociales, sobre todo entre sector rural y sector urbano, aunque la pobreza se ha reducido del  97,8% al 36,3% entre 1981 y 2005. Pero esto ha llevado a China a convertirse en la segunda economía mundial, siendo líder absoluto en exportaciones, industria manufacturera y en divisa extranjera (además de bonos del tesoro americano).

Podríamos concluir que China ha permanecido dormida durante un largo periodo, mientras otras grandes potencias han crecido a pasos agigantados. Aún así no ha supuesto un problema para este país ya que  ha despertado como un gigante asiático sin esperarlo. De la visión de país subdesarrollado y planificado de tan solo unos años atrás, se ha pasado a observar a China como uno de los grandes. Con una previsión de futuro muy favorable, ya que muchos especialistas apuntan que a medio plazo podría llegar a ser la primera potencia mundial.

_____________________________________________________________________________________________

Bibliografia:

ALICIA GARCÍA HERRERO. ¿Se convertirá China en la primera potencia económica mundial?. Revista de Libros, http://www.revistadelibros.com.

ANGUS MADDISON. La economia mundial: una perspectiva milenaria. Capítulo 1, Las lineas maestras del desarrollo mundial. Banco Mundial, 2002.

JULIO A. DÍAZ VÁZQUEZ. China en la Economía Internacional. Centro de Investigaciones de la Economía Internacional
Universidad de La Habana. 2008.

MANUEL OLLÉ. Made in China. El despertar social, político y cultural de la China Contemporanea. Destino, BARCELONA, 2005.

XIAODONG ZHU. Understanding China’s Growth: Past, Present, and Future. University of Toronto, Toronto, Ontario, Canada.

Banco Mundial: http://www.bancomundial.org

Un comentario el “El Gigante Asiático

  1. Me encanta este blog, creo que hace tiempo que no actualizais y me parece una pena porque es muy interesante! Os animo a que lo retomeis de nuevo! Muchas gracias por vuestra aportación al conocimiento de este gran país (imperio). Arriba el MVP de la economia mundial!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: